“… El sonido, concretamente el acústico, al ser aplicado a las células, éstas se llenan de luz y generan  formas que denotan perfecta armonía. Además, regula el funcionamiento de nuestros meridianos y chacras, conectándonos con el cosmos y la vibración de la tierra…” Fabien Maman & Terres Unsoeld

Armonicos Creación Colectiva

Es un buen momento para aclarar qué son los espacios del sonido y la música, ya que no todo lo que suena puede considerarse música. La música conlleva en sí misma el sonido, pero el sonido no contempla los elementos de la música.

Cuando apreciamos elementos como el ritmo, melodía, armonía y sonido en conjunto, es lo conocemos como música. El sonido, sin embargo, está en todas partes del sistema universal, lleva consigo una pulsación en forma de onda que viaja a través del espacio, conectando con todo aquello que resuena, ya sea una emoción, energía mental, física, material ó espiritual.

Qué es y cómo funciona

La terapia del sonido a través de la utilización de diferentes instrumentos (como la voz, los diapasones, los cuencos de cuarzo, el gong, la percusión y tantos otros) busca conectar con nuestras necesidades vibracionales, colaborando así en la estimulación y armonización desde el campo electromagnético hasta el funcionamiento natural de nuestra conexión celular, hormonal y del resto de órganos del cuerpo.

La terapia del sonido combinada con la Musicoterapia Transpersonal se abrazan de manera exitosa en el restablecimiento del  sistema nervioso y de nuestra actividad cerebral, descargando y desbloqueándonos (especialmente a nivel emocional) permitiendo mayor fluidez y bienestar.

El sonido, históricamente, ha formado parte de nuestra evolución desde los principios de la existencia de nuestra especie, de como el hombre a través de su interacción entre los elementos de la naturaleza, su voz y su cuerpo, ha generado entre tantas cosas, la maduración de nuestra coordinación corporal, la posición erguida de nuestra postura, el desarrollo del lenguaje, dando paso a la palabra, la asignación de los nombres y creación de diversos códigos de comunicación verbal y no verbal.

De aquí la tradición chamánica de distintas tribus de mantener el uso del sonido como medicina y medio de comunicación con las almas.

PITAGORAS “MUSICA DE LA ESFERAS”

Su aplicación en terapia se remonta desde los escritos de Pitágoras de Samos, matemático, filósofo y músico griego (569 a.c.), quien creó nuestro sistema musical, concibió al Universo como un inmensurable instrumento musical y la música que produce la llamó “Música de las Esferas”. Los distintos seguidores de Pitágoras (Escuela Pitagórica) utilizaron la vibración del sonido utilizando la voz para el restablecimiento de la salud y, en especial, de las emociones.

HANS JENNY Y LA CYMATICA

Así como las capacidades del hombre han evolucionado hasta los tiempos de la actualidad, se debe mencionar el trabajo de Hans Jenny durante la década de los años 60 aprox., donde muestra en su investigación denominada CYMATICA (Cymatics del griego Kyma: onda) que la vibración y el sonido generan una forma geométrica y armoniosa, que además puede llegar a influenciar a la materia alterando incluso la configuración. Asoció los resultados de su trabajo a la creación de las formas en la naturaleza, al observar una flor, una hoja, un embrión. La intención de sus trabajo era “escuchar los sistemas de la naturaleza”.

FABIEN MAMAN “EL SONIDO Y LA MÚSICA PUEDEN SANAR CELULAS ENFERMAS”

Otro de los trabajos relevantes sobre los efectos del sonido y la música, son los estudios del músico y terapeuta de Sonido Fabien Maman, en los años 80 en la Universidad de Jussieu en Paris. Observó que nuestra células responden al sonido acústico. A través de una cámara Kirlian pudo apreciar como el campo áurico (color, tono y forma) de las células humanas sanas cambiaba al ser expuestas a frecuencias sonoras de la escala cromática a través del sonido de un xilófono, una guitarra o al emitir un tono musical con la voz. En este último caso, las células se apreciaban más fortalecida, con más luz. Fabien Maman  hizo lo mismo con células cancerígenas, observando que los sonidos ricos en armónicos desestabilizan progresivamente la estructura de la membrana citoplasmática, hasta el punto de generar un estallido.

MASARU EMOTO “LOS PENSAMIENTOS, LOS SONIDOS Y LAS PALABRAS CAMBIAN LA ESTRUCTURA DEL AGUA”

El sonido y la música también puede moverse a través del agua, así lo ha demostrada el científico Japonés Masaru Emoto. Observando a través de diversos experimentos con agua, sometidos a los efectos de música clásica ó a palabras positivas, y otras heavy metal ó palabras negativas, obteniendo cambios de formas de cristal armónicos en el primer caso, y, en el segundo, deformación de los cristales (y en algunos casos el cristal no se llegó a formar).

Nuestro cuerpo está constituido por un 70% agua, al igual que la superficie de nuestro planeta Tierra. El legado de M. Emoto comparte nuestra capacidad innata para sanarnos, nuestra intención, pensamientos, sonidos de nuestra voz , se transportaran a través de nuestro cuerpo a través del medio conductor, el agua, logrando así restablecer nuestra salud.

Serie XVI
Hemoglobina saludable – Instrumento: Voz

En la Serie XVI, Fabien fotografió las células de Jacques, un hombre con una excelente energía sanadora.

Por lo general, cuando una persona se sintoniza con A440, aparece algo de Rosa Indio en el campo energético de las células. Con Jacques, este color aparece durante toda la escala musical.  G corresponde a las energías del corazón en ciertas analogías.

Imagen y texto tomado de “The Rool of Music in The Twenty First Century- Book I,p.86 – Tama-Do-The Academy of Sound Color and Movement” – Fabien Manan 1997